El Presidente Biden protege a los Latinos al fortalecer normas para reducir contaminación por hollín

Washington, D.C. – Hoy, la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) anunció su norma final sobre el hollín (PM 2,5), un peligroso contaminante producido por la quema de combustibles fósiles que ha perjudicado la salud de los estadounidenses durante décadas. Aproximadamente 63 millones de personas en EE.UU. están expuestas diariamente a niveles nocivos para la salud debido a las emisiones por hollín. Sin embargo, los latinos se encuentran entre las poblaciones más vulnerables a la contaminación del aire, lo que provoca efectos devastadores para la salud, como el agravamiento del asma, enfermedades cardiacas, muerte prematura y mortalidad infantil.

La EPA estima que la nueva norma sobre el hollín salvará 4.500 vidas, mejorará la salud pública, y evitará 290.000 días laborales perdidos. También supondrá $46.000 millones en beneficios netos para todos nosotros.

En respuesta al fortalecimiento de las normas sobre contaminación atmosférica propuesto por el Presidente Biden, la directora ejecutiva adjunta de Climate Power En Acción, Antonieta Cádiz, hizo pública la siguiente declaración:

“El hollín producido por la quema de combustibles fósiles es responsable de impactos devastadores en la salud a lo largo de todo el país, especialmente en muchas comunidades de color, como los latinos. La norma de contaminación por hollín de la Administración Biden es un paso importante para mejorar el aire que respiramos de costa a costa. Esta norma representa un avance real en la lucha contra las desigualdades e injusticias históricas que sufren las comunidades sobrecargadas por la contaminación”, dijo Antonieta Cádiz, directora ejecutiva adjunta de Climate Power En Acción. “Las protecciones más fuertes y basadas en la ciencia contra la contaminación por hollín marcan un notable contraste con el historial ambiental de Trump, quien rechazó normas más estrictas sobre el hollín para favorecer a los grandes contaminadores en lugar de proteger a las personas.”