MEMO: El contraste climático ayudará a derrotar a Trump y a los republicanos MAGA en 2024

Donald Trump obtuvo una victoria en las asambleas electorales de Iowa anoche, en las que influyeron las recientes tormentas de nieve y las temperaturas récord bajo cero. El clima extremo no solo pareció desinflar la participación, sino que dejó muy claro el contraste entre Biden, que está implementando el plan climático más impactante de la historia, y Donald Trump, un negacionista del clima. Ignorando el clima extremo que impactó su sede de campaña en Iowa, Trump usó su discurso de victoria para decirles a los estadounidenses que su primera prioridad para su presidencia sería “perforar y seguir perforando”.

Si bien las primarias de New Hampshire podrían resaltar las debilidades de Trump fuera de sus partidarios más dedicados, está claro que la temporada de campaña de 2024 está en marcha y, como se esperaba, Donald Trump está en camino de asegurar la nominación republicana.

Trump ya ha hecho de la negación del cambio climático una parte central de su tercera campaña para la Casa Blanca, difundiendo falsedades respaldadas por las Grandes Petroleras sobre la energía limpia, los precios de la gasolina y los vehículos eléctricos mientras ignora la realidad científica del cambio climático, un tema que continuó en su discurso de victoria.

Los votantes tendrán una clara elección entre Donald Trump, un vehemente negacionista del clima y favorito de las Grandes Petroleras, o Joe Biden, que aprobó el mayor proyecto de ley climático de la historia.

El plan de energía limpia del presidente Biden ya ha provocado la creación de más de 211.000 nuevos empleos en energía limpia, incluido un crecimiento laboral significativo en los estados clave de Arizona, Nevada, Michigan y Georgia. Durante la presidencia de Trump, por el contrario, las plantas automotrices cerraron y los empleos desaparecieron.

Trump y republicanos MAGA consideran que el cambio climático es un engaño y que la energía limpia es peligrosa. Los datos muestran que perderán este argumento. La negación climática es una vulnerabilidad política comprobada para Donald Trump y los republicanos. Esta negación y teorías de conspiración sobre la energía limpia solo ponen de manifiesto que Trump y los republicanos del MAGA no están en contacto con las preocupaciones de los votantes estadounidenses.

El cambio climático es ahora un tema de conversación para los votantes, y las encuestas muestran que los demócratas pueden ganar si resaltan el contraste climático. 2023 fue el año más cálido registrado: el país sufrió innumerables desastres relacionados con el clima, desde incendios forestales en Hawái que mataron a casi 100 personas hasta olas de calor en Arizona que provocaron quemaduras de tercer grado en pavimento. A pocos días del inicio del nuevo año, se espera que 2024 se convierta en el año más caluroso jamás registrado. Desde temperaturas frías récord en Iowa esta semana hasta tornados y fuertes vientos, todo el país ya ha sido azotado por condiciones climáticas extremas. El clima ha llegado a las puertas de los votantes, y encuesta tras encuesta muestran que existe un amplio consenso en que el próximo presidente debe tomar medidas para abordarlo.

  • El 81% de los demócratas, el 62% de los independientes e incluso el 51% de los republicanos dicen que los impactos del cambio climático y los fenómenos meteorológicos extremos son temas que se conversan en sus hogares.
  • Casi 6 de cada 10 estadounidenses describen el cambio climático como “una gran amenaza para el bienestar del país”. El 69% de los estadounidenses considera que el cambio climático y el medio ambiente son temas importantes, y el 44%  como el “tema más importante” aparte de la economía y los servicios de salud.
  • El 58% de los votantes jóvenes, un grupo que los demócratas deben ganar, dicen que el cambio climático es “muy importante” para ellos.
  • Más de 1 de cada 3 votantes jóvenes cree que la razón más convincente para votar contra Donald Trump y los republicanos MAGA es que consideran que el cambio climático es un engaño y haría retroceder el progreso de Biden en materia de energía limpia y protección ambiental.
  • El 70% de los votantes quiere que el próximo presidente favorezca la acción gubernamental para combatir el cambio climático. Eso incluye al 51% de los republicanos y al 71% de los independientes.

Los votantes quieren soluciones climáticas y confían en el presidente Biden y los demócratas más que en Trump y los republicanos para ampliar nuestro uso de energía limpia. El presidente Biden y los demócratas han cumplido en lo que respecta a la acción climática y la energía limpia. Contar esa historia es una parte clave para formar la coalición necesaria para la victoria en todas las elecciones.

  • Por márgenes de dos dígitos, los estadounidenses confían más en el presidente Biden y en los demócratas que en los republicanos para abordar el cambio climático, 52% a 26%, respectivamente. Décadas de negación climática y la obsesión de Trump por atacar la energía limpia no sólo son impopulares sino que se han convertido en parte de la marca republicana, y el presidente Biden y los demócratas disfrutan de una gran ventaja en este tema.
  • Casi 6 de cada 10 votantes (y 2 de cada 3 votantes indecisos en general) dicen que es más probable que apoyen a Joe Biden para la reelección, después de conocer el historial climático de su primer mandato. Desde reducir los costos de la energía y enfrentarse a las Grandes Petroleras y del Gas hasta la creación de empleos en energía limpia en comunidades de todo Estados Unidos, el presidente Biden tiene un sólido historial de logros que mostrar, no palabras a los votantes, que él ha cumplido sus promesas climáticas.

Tanto Trump como el presidente Biden están haciendo de la política climática y energética pilares clave de sus campañas, colocando así el tema directamente en la conversación política y en la mente de los votantes. Los votantes saben que el cambio climático está afectando sus vidas y quieren que se tomen medidas, incluido avanzar más rápidamente hacia la energía limpia. A medida que la atención se desvía de la confusa política primaria del partido republicano y se acerca a las elecciones generales, los registros y plataformas climáticas del presidente Biden y Donald Trump estarán en el centro de esta contienda y merecerán una cobertura y un escrutinio sólidos.