Por si te lo Perdiste: Estados Unidos alcanza récords de producción de petróleo mientras aumentan los precios de la gasolina, los republicanos ignoran la responsabilidad de las grandes petroleras

WASHINGTON, D.C. – Los precios de la gasolina están aumentando nuevamente gracias a los fenómenos meteorológicos extremos provocados por el clima y la volatilidad del mercado global, pero los republicanos continúan ignorando los hechos y culpando a los demócratas incluso cuando la producción de petróleo en Estados Unidos está alcanzando niveles récord. Las familias de todo el país están viendo cómo aumentan sus costos de energía debido al calor extremo causado por la quema de combustibles fósiles, y las grandes corporaciones petroleras están experimentando las implicaciones de los impactos climáticos que han causado.

La industria tiene dos caras cuando se trata de precios; incluso el Instituto Americano del Petróleo reconoce en sus anuncios que “los precios del petróleo se ven afectados por la geopolítica, los fundamentos de la oferta y la demanda, los inventarios, la estacionalidad y las expectativas del mercado”. Aún así, la industria y sus aliados republicanos están intentando incorrectamente de convertir el plan climático del presidente Biden en el culpable de los altos precios. Ben Lefebvre, de Politico, analizó esta mañana la dinámica de la alta producción de petróleo, los altos precios y las mentiras republicanas:

El aumento de los precios de la gasolina a finales del verano está intensificando los riesgos que la inflación plantea para el presidente Joe Biden y ofreciendo a los republicanos una nueva oportunidad de culpar a su agenda verde.

La narrativa del Partido Republicano tiene un gran vacío: la producción de petróleo de Estados Unidos, que ya es la más alta del mundo, está en camino de establecer un nuevo récord este año y probablemente aumentará aún más en 2024. Pero el flujo cada vez mayor de crudo estadounidense ha fracasado para mantener controlados los precios de la gasolina, lo que demuestra una vez más que un mercado global impulsa los precios del combustible que dan forma al futuro político de los presidentes.

Lea el artículo completo aquí.